Juan Rebaza Carpio: Crisis financiera y moral en Ancash

0
208

poder-judicial

juanrebaza-240x225El asesinato de Ezequiel Nolasco Campos, exconsejero nacional y destacado dirigente sindical de construcción civil, en Ancash, es el resultado de la incompetencia, corrupción y crisis moral, que involucra a autoridades regionales y municipales, elementos policiales, del Ministerio Público y del Poder Judicial de Ancash, y que inclusive consideraría a congresistas de la República. La impresión generalizada es que la criminalización y sicariato, convertidas en actividades crecientes y rentables, están amparadas precisamente por quienes tienen el deber de protegernos; pues como se podrá comprobar, de un centenar de asesinatos en la Región Ancash en los últimos años, apenas dos de ellos están judicializados.

Ancash es una zona importante del país, con inapreciables recursos naturales, en pesca, agricultura y minería, además de contar con las mayores asignaciones económicas, sin embargo, la carencia de planes productivos, el fracaso del proyecto “Chinecas”, la paralización del muelle industrial, la inactividad de su aeropuerto, la ausencia de una vía de evitamiento, la falta de hospitales, la crisis educacional, el hambre y desnutrición creciente en sus pobladores, la escasez de puestos de trabajo, etc., demuestran que las actividades y negocios legales e ilegales, privilegian solo a determinados grupos improvisados, que imponen su voluntad bajo la amenaza y extorsión, desde hace casi ocho años. Evidentemente, que el letargo y dificultades de los tradicionales partidos políticos, han propiciado la aparición de movimientos regionales, algunos con características de verdaderas bandas de hampones, con resultados catastróficos.

Ante la amenaza y prepotencia contra quienes se atreven a elevar su voz discrepante, es necesaria la acción decidida del Gobierno Central y las instituciones de fiscalización y control, y sobre todo de la prensa nacional, pues en Ancash sus periodistas son enjuiciados y hasta sentenciados injustamente, como acaba de suceder con César Quino Escudero.

Pero las investigaciones deben ampliarse también a todos los candidatos al próximo evento electoral del 5 de octubre, pues varios de ellos tienen claros vínculos con las autoridades acusadas, y muestran signos evidentes de enriquecimiento indebido y de lavado de dinero.

El presidente Ollanta Humala, se autoproclamó líder de la lucha contra la corrupción y la delincuencia, sin que hasta el momento haya tomado acciones concretas y decididas para el cumplimiento de sus promesas, pese a las continuas muertes de hombres y mujeres que solo han intentado vivir en paz y labrarse un prometedor porvenir. Esperemos que las necesarias investigaciones se den hasta las últimas consecuencias, y que se apliquen ejemplarizadoras sanciones a los asesinos y corruptos, que truncan las justas aspiraciones de trabajadores y pobladores de la emblemática Región Ancash.