LA CRISIS SINDICAL PESQUERA

0
274

Por: Juan Rebaza Carpio.

PROTESTA DE PESCADORES

El sindicalismo es la unión de trabajadores, basada en necesidades comunes, para la obtención de una justa reciprocidad por sus servicios, y defender sus derechos laborales. Ante ello, los sindicatos han venido siendo ardorosamente combatidos por los patrones explotadores y gobiernos antidemocráticos, quienes se han resistido a otorgar salarios justos, mejores condiciones de trabajo, el tratamiento adecuado y de respeto mutuo.

Juan_Rebaza_CarpioEn el sector pesquero la Federación de Pescadores del Perú, fundada el 08.12.1962, fue factor imprescindible para el encumbramiento de nuestra pesquería,  velando por los derechos de los pescadores, en una etapa de grandes esfuerzos, carentes entonces de tecnologías. El abarrotamiento de los locales durante las asambleas, demostraban la unidad y fortalecimiento del sindicalismo pesquero. Pero la dación del D.S. 1084, propició la reducción de embarcaciones y desocupación de miles de pescadores; y los limitados embarcados deben soportar la reducción de sus ingresos y derechos, mantener silencio ante las arbitrariedades, y alejarse de las actividades sindicales. Luego de la liquidación de la Caja de Beneficios Sociales del Pescador, el organismo matriz y sus sindicatos han perdido representatividad y solidez, cediendo ante el temor y la tentación del aprovechamiento material, transformándose sus dirigentes en voceros de los intereses empresariales, en detrimento de los derechos de sus afiliados.

La FETRAPEP (Federación de Trabajadores Pesqueros del Perú), y SUTRAPESCA (Sindicato Único de Trabajadores Pesqueros-Lima), entre otros órganos representativos, de los trabajadores de fábricas y administrativos expusieron entre los años 70 hasta mediados de los noventa, gran combatividad, estrategia y capacidades de diálogo y concertación, defendiendo a servidores de empresas privadas y de Pesca Perú. Aún se recuerda la gran marcha a pie desde Chicama, Chimbote, Casma, Huarmey, etc., hacia Lima, de 5 mil trabajadores, conmoviendo a la opinión pública y autoridades en Octubre de 1983; la interpelación al ex Ministro Fortunato Quesada, desaforado finalmente; la formación de un frente político por parlamentarios Apristas, de Izquierda Unida, un sector gobiernista, y hasta el Arzobispo, Juan Landázuri, para defender a PESCAPERU, etc. Hoy con una Federación minimizada, y algunos sindicatos desaparecidos, la crisis sindical pesquera es evidente y perjudicial, para el equilibrio del capital y trabajo, negado por la oligarquía pesquera. Quienes ostentan responsabilidades dirigenciales, olvidan que las obligaciones del líder, significan exponer la estabilidad laboral, la solidez familiar y hasta las libertades más esenciales. Ejemplos son los de Luis Negreiros Vega, Isidoro Gamarra y Pedro Huillca, en el plano nacional,  y en el ambiente pesquero se recuerda aún a Gil Peñaranda, Francisco Ferreira, Washington Abarca, Ciro Gonzales, Chirinos,  Blanco, Guiven, Contreras, Bracamonte, entre muchos otros.