Socializar

FacebookTwitterRSSMySpacePicasaFlickrLastFMLinkedInYoutubeVimeoDeliciousStumble UponDeviantartDiggFourSquare

Suscribete por Email

Seguridad ciudadana en Huarmey

En un país como el nuestro, donde todo se vende y se corrompe, donde las leyes  favorecen al mejor postor y, el estado de derecho es débil y timorato nada está seguro; es más, la seguridad y mental de niños, jóvenes y adultos; mujeres y hombres se halla en constante peligro.

Crecen las poblaciones, se amplían las ciudades; crece la economía en manos de pocos por supuesto; el modernismo y la tecnología nos invade. Todo adelanta, sí, todos progresa; sin embargo paralelo a ellos-es lamentable decirlo- se agiganta la delincuencia, la prostitución y la drogadicción campean; y, para hacer más difícil la vida, la corrupción se enquista en la administración pública y el gobierno marcha inundada de lacras que no sólo hacen daño, sino matan la confianza y esperanza del pueblo.

Los escrúpulos se empañan y se opaca la moral y buenas costumbres, especialmente en quienes nos gobiernan. Si queremos evidencias, basta con mirar nuestro entorno social y político, escuchar los comentarios de la radio o leer los titulares de los periódicos o ver la televisión, hasta se compite por estar en las primeras planas. ¿Qué percibimos?: puro escándalos, dolo, corrupción y, malos manejos en la administración pública. Claro, esto indigna y decepciona; pero, para los gobernantes es un saludo a la bandera; y, su lema es VER, PASAR Y  DEJAR HACER, porque ellos también tienen la suya, dicho esto con perdón de los pocos honestos que sí, los hay.

En este marco de referencias, lamentablemente, discurre nuestro quehacer diario, nuestra seguridad personal en peligro, hasta con riesgos de perder la vida que no estamos seguros de mantenerla siempre a salvo. Los peligros nos asechan hora a hora. Caminamos pensando que a la vuelta de la esquina nos amenacen, nos asalten o roben. Este peligro se encuentra a nivel nacional. Huarmey, que hace pocos años era un pueblo y una ciudad tranquila, hoy se está convirtiendo en otra más donde la vida no vale nada o casi poco.

A todo esto, seamos  hidalgos en reconocer que, es el producto de NO SABER ADMINISTRAR Y NO SABER GOBERNAR.

El poblador “común y corriente” está inmerso en lo que hoy se denomina SEGURIDAD  CIUDADANA. Un conjunto de leyes y normas con los que el Estado pretende proteger a los ciudadanos de la Patria y, sin exclusiones; sin embargo, su cumplimiento es muy relativo. En consecuencia, en este “mare magnun” de controversias, nuestra seguridad sólo está en la letra. Sí, hay buenos propósitos; pero estos son rebasados por el caos reinante o la falta de criterios y gobernabilidad de los de los que están en el deber de hacerlos cumplir.

Específicamente en Huarmey, según el comentario general, esto de la seguridad ciudadana es letra muerta. Veamos algunos rubros:

1.- LA DELINCUENCIA, existe por incapacidad o limitaciones en sus decisiones de las autoridades policiales y judiciales. Los delincuentes entran y salen de la prisión como si fuera su casa.  A veces basta un “billetito” y, chao hasta más vernos. Inclusive, hasta se les limpia” y los señores salen casi virginales puros y sin mancha. En estos casos, creemos, que no sólo es la policía la que tiene que funcionar, sino, el juzgado y la fiscalía. ¡CUIDADO!, EL PELIGRO EN HUARMEY ES LATENTE. Es más, con el cicariato existente en estas zonas, el crimen va y viene; y, a la larga, la impunidad se está imponiendo. Con el dinero se lavan las manchas y “zaz” libertad para el que delinque, otra vez a las calles; y, una y otra vez la inseguridad y el peligro.

2.- LA DROGADICCION, es otra lacra que crece día a día en Huarmey, La droga la venden en cualquier esquina y, existen distribuidores que la policía conoce, SIN EMBARGO NO ACTÚA  ¿Por qué? ¿Temor, incapacidad o complicidad? .Mientras tanto, la adicción avanza; la juventud se pierde, se prostituye con peligro de convertirse en potenciales delincuentes y proclives de atentar contra la vida.

3.- EL TRANSITO. Ni qué decir de esta actividad, que al no ser controlado con organización y orden constituye otra causa de inseguridad ciudadana. De fuentes fidedignas estamos enterados que las reglas están dadas por la Municipalidad de Huarmey; y, los encargados de hacerlas cumplir son la Policía Nacional; sino que existen temores y poca convicción para aplicarlas. Las causas serían:

.Poco personal

.Inexistencia de equipos e instrumentos específicos.

.Limitada dotación vehicular

.Ineficacia en lo poco que hacen para controlar el tránsito local.

Mientras tanto, el 50 o 60% de mototaxistas hacen lo que quieren con el tránsito: Usan lunas polarizadas, bocinas estridentes con alto parlantes no autorizadas; desplazamientos por donde se les antoja y a velocidades no permitidas en la ciudad, con respeto cero a las reglas de tránsito y los semáforos instalados, etc. Por otro lado, los vehículos mayores, se estacionan donde su santa gana les permite. En pocas palabras: El tránsito en Huarmey es todo un caos. Así, la salud física  peligra, especialmente para los  escolares que, casi el 80% se desplaza caminando. El resto de los transeúntes no está libre de este peligro.

4.- LA CONTAMINACION AMBIENTAL. Este caso es necesario tratarlo en forma especial y con mayor seriedad. En Huarmey existe la contaminación de nuestros recursos hídricos, principalmente causado por la explotación minera formal e informal. Urge una atención primordial, pues es una cuestión de estado.

Mientras, nuestras autoridades se decidan disponer de un trabajo real para proteger la salud y la vida de la población, sólo nos queda encomendarnos a Dios.

WALTER ROMERO SANCHEZ

Comparte esta Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>