“Gladys, a pesar de todo, ama a Nacho”

0
224

La actriz adelantó que su personaje, ahora embarazada, hará que los Gonzales le declaren la guerra a Miguel Ignacio.

Gladys, el personaje que interpreta Kukuli Morante en “Al fondo hay sitio”, parece estar marcado por el desamor. Al principio de la historia, la vimos sufrir ante el desplante del ‘Juélix’ y, ahora que ha vuelto a Las Lomas para decirle a Miguel Ignacio (Sergio Galliani), Nachito, que espera un hijo suyo, ha vuelto a ser rechazada. “Gladys estuvo armándose de valor para regresar de la selva y decirle a Nachito que tendrán un hijito. Ella pensó, como suele suceder en las historias de amor, que eso los uniría más, pero no ha sido así, él no quiere reconocer a su bebe y ella se acaba de enterar de que él se casará con la ‘Mirada de tiburón’”, dice Kukuli, quien al conversar no puede desligarse del acento amazónico propio de su personaje.

Pero no todo será tristeza en la vida de la buena Gladys, pues los Gonzales, solidarios, se encargarán de apoyarla y hasta se enfrentarán al padre irresponsable. “Los Gonzales acogen a Gladys como un miembro más de la familia, le brindan lo poco que tienen con cariño. Además, ellos no se quedarán con los brazos cruzados ante lo que le pasa. No dejarán que se burlen de Gladys y la dejen sola con su hijo. Teresita será una de las que le irá a reclamar a Nachito por sus actos”, añade la actriz.

A pesar de los desplantes y sin importarle que Miguel Ignacio esté comprometido con la temida Claudia (Úrsula Boza), Gladys no ha dejado de amar al padre de su hijo. “Ella, a pesar de todo, sigue amando a Nachito, no le importa que esté con otra. Él es el hombre de su vida y lo venera así la trate mal”, señala la joven actriz, quien sabe que su personaje le resulta incómodo a Claudia, quien ya maquina un malévolo plan para sacarla del camino. ¿Quién podrá salvar a Gladys de tanta maldad?

UNA MUJER EMBARAZADA

Kukuli dice haberse tomado muy en serio su rol como una mujer embarazada y hace todo lo posible para que su personaje se ajuste a la realidad. “En el equipo de producción hay dos chicas embarazadas. Lo que hago es observarlas para aprender cómo caminan, cómo se mueven, trato de imitar su comportamiento en general, quiero que mi personaje sea verídico”, comenta la actriz, quien divertida señala que al igual que su personaje, tiene ahora algunos antojos propios del embarazo.

“Durante las grabaciones me toco todo el tiempo la barriga. Es inevitable. Siento que si no lo hago, me voy a olvidar de que está ahí y me comportaré de manera distinta. También ha sido gracioso que desde que empecé a grabar como Gladys embarazada, he tenido antojos. Se me ha dado por comer un montón de postres. Me sugestiono. Ayer, por ejemplo, se me dio por tomar bebidas energizantes, me tomé como cuatro (risas). Los chicos del equipo bromean con el tema del embarazo en la vida real”, cuenta Kukuli, cuyo retorno a la ficción ha coincidido con el repunte en el ráting de “Al fondo hay sitio”, que a principios de esta semana alcanzó picos de 42,6 puntos en el sector D-E.

“El público es muy importante y creo que va, de alguna manera, diciendo qué le gustaría ver en la historia. Me encanta que la serie divierta a la gente, pero también que tenga algunos ingredientes dramáticos como sucede en la vida real”, comenta Kukuli, quien intuye que ya más de un televidente se ha sentido identificado con la historia de Gladys.

“Existe mucha gente que ha llegado del interior a la capital en busca de un futuro mejor. Muchos de ellos han tenido amores imposibles, han sufrido pero siguen adelante. La serie refleja lo que pasa en la vida cotidiana”, dice Kukuli, quien a sus 30 años disfruta de un buen momento en la televisión.

Fuente Comercio